Página inicial | Misión | Informaciones | Santa Misa | Grupos | Proyectos | Diversos | Fotos | Revista
Boxbild
  Druckversion   Seite versenden

Proyecto

Malí

LA MISIÓN DE SEGUÉ

La Misión de Segué, fundada en 1949 y “apadrinada“ por la Misión Católica de Lengua Española de Nürnberg desde 1986, está situada en la región de Dodón, en la República de Malí, en África Occidental.

Tiene una superficie de 4.900 Km² y cuenta con una población de unas ciento veinte mil personas, en su mayoría jóvenes, diseminadas en más de 50 poblados que oscilan entre los 100 y los 5.000 habitantes.

La mayoría de la población (80%) es musulmana. Los cristianos son un 15% y el resto (5%) “animistas” (religión tradicional de África).

El equipo de la Misión está formado por sacerdotes nativos, religiosas de las “Hermanas del Ángel de la Guarda” y un grupo de catequistas y animadores de las Comunidades Cristianas.

Además de las actividades directamente pastorales,- anuncio del Evangelio, Catequesis, Celebración de los Sacramentos, formación religiosa de las Comunidades-, realizan una serie de actividades sociales a favor de toda la población, cualquiera que sea su religión:

  • Dispensario y Maternidad
  • Escuela primaria
  • Internado para los alumnos de poblados lejanos
  • Alfabetización de adultos: el 80% de la población es analfabeta
  • Formación humana de las mujeres en los diferentes poblados
  • Perforación de pozos: el agua es un bien escaso y fundamental
  • Protección de la naturaleza contra la erosión y los insectos

Uno de los proyectos que tienen en marcha es la construcción de cisternas que les permitan guardar una parte del agua de las lluvias para los meses más duros de calor y de sequía, es decir, marzo, abril y mayo. El agua en segué es un gran problema. Dependen del agua de la lluvia recogida en cisternas de cemento, aprovechando el tejado de las casas.

Ya se han perforado varios pozos, pero éstos con el tiempo se van secando, surgiendo la necesidad de perforar pozos nuevos.

Hay un pequeño manantial al que acude todo el poblado. Las mujeres pasan la noche esperando su turno para poder llevar agua a casa. Allí acuden también los niños del internado a lavarse y para coger agua para beber y para la comida.