Página inicial | Misión | Informaciones | Santa Misa | Grupos | Proyectos | Diversos | Fotos | Revista
Boxbild
  Druckversion   Seite versenden

DIVERSOS

Historia


HISTORIA DE LA MISIÓN CATÓLICA DE LENGUA ESPAÑOLA DE NÜRNBERG

La Iglesia, que en muchos campos se presentó con retraso y ha perdido el tren, llegó puntual a la cita de la inmigración española en Alemania. Se puede decir con toda verdad que es la primera institución que, desde el comienzo de la emigración masiva de españoles a Alemania, se puso a su lado y ahí sigue.

El 29 de marzo de 1960 se firmó un acuerdo entre el Estado Español y la República Federal de Alemania, para regular la contratación de mano de obra española por parte de empresas alemanas, que comienza a fluir con rapidez.

Ante la llegada a la República Federal de Alemania de los primeros contingentes de trabajadores españoles contratados por empresas alemanas, la Conferencia Episcopal Alemana pide a la Comisión Episcopal de Migraciones de España el envío de sacerdotes españoles, para el acompañamiento y la atención de sus compatriotas en Alemania.

A los sacerdotes venidos expresamente de España, enviados por la Comisión Episcopal de Migraciones, se unen otros que estaban estudiando aquí o que habían venido para trabajar en parroquias alemanas. Tal es el caso de los dos primeros Directores Nacionales, Javier Lacarra y José Sánchez, respectivamente.
En septiembre de 1960, cuando el número de trabajadores españoles en Alemania llega a 16.454, hay ya 6 sacerdotes españoles en otras tantas Misiones Católicas Españolas.
En diciembre son ya 11 las Misiones, que en febrero de 1961 llegan a 13, entre ellas, la de Nürnberg.
En Junio de 1962, con 87.327 trabajadores españoles en Alemania, hay ya un Director Nacional de Capellanes de Emigrantes Españoles (Javier Lacarra Lanz en Bonn-Bad Godesberg-Mehlen) y 35 Misiones, la frente de las cuales se encuentran 33 sacerdotes españoles y 2 alemanes.
En Junio de 1966 el número de trabajadores españoles llega a 185.366 y hay 66 Misiones.


TRABAJADORES ESPAÑOLES EN ALEMANIA

Fecha Número
07.1954>>>>> 411
07.1955>>>>> 486
07.1956>>>>> 698
07.1958>>>  1.494
07.1959 >>> 2.150
07.1960>>>>9.454
09.1960>>> 16.454
06.1961>>> 50.976
09.1961>>> 61.819
06.1962>>> 87.327
09.1962>>> 94.049
06.1963>> 117.494
09.1963>> 119.559
06.1964>> 144.256
09.1964>> 151.073
06.1965>> 180.572
09.1965>> 182.754
06.1966>> 185.326

Comienza la Misión de Nürnberg

El 23 de febrero de 1961 llega a Nürnberg Don Antonio Dugo Almenara, sacerdote de la diócesis de Ciudad Real, enviado por la Comisión Episcopal de Migraciones, para la atención pastoral de los trabajadores españoles en las diócesis de Bamberg, Eichstätt, Würzburg y Regensburg.

El 30 de agosto de 1962 llega a Nürnberg el sacerdote Don Vicente Manzaneque Olivares, también de la diócesis de Ciudad Real, como Don Antonio, para ayudarle en su tarea. Pero, al llegar aquí, lo encargan de los compatriotas que viven en las diócesis de Eichstätt, Würzburg y Regensburg, fijando su residencia en Büchenbach (cerca de Schwabach), mientras que Don Antonio se ocupa exclusivamente de los españoles de la diócesis de Bamberg, a la que pertenece la mayor parte del territorio de la ciudad de Nürnberg.

En la primavera de 1963 Don Antonio se va a la Misión de Wetzlar y Don Vicente viene a Nürnberg, donde
el 19 de marzo, inaugura los locales de la Misión en Fürtherstrasse 38.

Tanto Don Antonio como Don Vicente celebran la Misa, administran sacramentos, visitan a los enfermos en los hospitales y a la gente en residencias y barracas, poniéndose a su disposición y ayudándoles en lo que pueden: buscando trabajo o vivienda, acompañando como intérprete al médico o a una oficina, escribiendo cartas, organizando partidos de futbol o bailes e impulsado el entonces incipiente movimiento asociativo: Centro Español y Círculo Cultural Obrero. Don Vicente inicia grupos de JOC, de HOAC y de Cursillos de Cristiandad.

 



ESPAÑOLES EN NÜRNBERG
Fecha Número

31.12.1954>>> 45
31.12.1958>>> 46
31.12.1959>>> 73
31.12.1960>>> 276
31.12.1961>>> 1.262
31.12.1962>>> 1.748
31.12.1963>>> 1.994
31.12.1964>>> 2.687
31.12.1965>>> 3.169
31.12.1966>>> 3.296

Traslado a la Lilienstrasse y llegada de las Hermanas

Muchos de los que vinieron pensando “estar sólo un par de años” prolongan su estancia y poco a poco van haciendo venir a su esposa e hijos, mientras que otros, que llegaron solteros, se casan: unos y otros dejan las residencias y barracas para ir a vivir por su cuenta a una vivienda de alquiler.

La reagrupación familiar supone un nuevo reto para la Misión, ya que se requiere una atención pastoral adecuada, por lo que Don Vicente lanza la idea de crear una escuela española y un jardín de infancia. Pensando en ello, entra en contacto con las Religiosas del Santo Ángel, que tienen colegios en España.

En febrero de 1966 se traslada la Misión al antiguo edificio de la parroquia de San Bonifacio en Lilienstrasse 6, y el 15 de septiembre de 1967 llegan a la Misión las hermanas Gemma Caballero, Covadonga Rojo y Justa Narganes.

En enero de 1968 se inaugura, en los locales de la misión, la “Escuela privada española de enseñanza complementaria” con 50 alumnos, de los que se ocupan la maestra Isabel Garriga y la hermana María-Luisa Álvarez, que ha substituido a Justa Narganes, que regresó a España enferma. El 5 de octubre de ese mismo año se inauguran también, en los mismos locales, un Kindergarten para 12 niños de 2 a 5 años y un Kinderkrippe para 6 bebés.

Después de ver realizado el sueño de traer religiosas para el trabajo de la Misión, iniciar la escuela complementaria y abrir la guardería infantil, Don Vicente regresa a España por motivos de salud en noviembre de 1968.

Le substituye Don Pedro San Pedro Layuno, religioso franciscano, que había sido capellán de la Misión de Attendorn (diócesis de Paderborn) desde mayo de 1966 y que vuelca su juventud en la atención de la Misión de Nürnberg, promoviendo la creación de la Asociación de Padres de familia y siendo un defensor intrépido de los derechos de los extranjeros.

El noviembre de 1973 llega a la Misión, como capellán auxiliar, el sacerdote jesuita Javier Domínguez, que repartirá su tiempo entre la Misión de Nürnberg y la atención al movimiento HOAC, como consiliario. Se vuelca también en la ayuda a la gente y, cuando Don Pedro regresa a España en septiembre de 1974, queda él encargado de la Misión hasta la llegada del nuevo responsable de la misma, prosiguiendo como capellán auxiliar hasta que, en septiembre de 1978, regresa a España.

En febrero de 1975 se hace cargo de la Misión Alberto Torga Llamedo, sacerdote asturiano que había trabajado como capellán de emigrantes desde 1966 en Holanda y que permanecerá en Nürnberg hasta su jubilación en abril de 2007. Como se trata de una Misión en marcha, prosigue el trabajo iniciado por sus predecesores, aunque, debido a las circunstancias que han ido cambiando y a los nuevos planteamientos pastorales que han ido surgiendo como fruto del Concilio Vaticano II (1962-1965), la Misión poco y a poco fue experimentando una evolución en su trabajo.

Superada la etapa inicial en la que se puso el acento en la acogida y en el trabajo social,- ciertamente meritorio, pero de suplencia-, la Misión de Nürnberg centró su tarea en lo pastoral y misionero, en el acompañamiento en la fe, en la formación de comunidad, en el paso de una religiosidad heredada a una fe personal, adulta y comprometida. En esta evolución del trabajo de las Misiones han jugado un papel importante las Asambleas Nacionales de las Misiones, celebradas cada dos años y que fueron marcando las pautas de la tarea a realizar, en las que siempre participó la Misión de Nürnberg con varios de sus miembros.

Fruto de esas asambleas, en octubre de 1985 se inició el Consejo Pastoral de la Misión, en una asamblea de nuestra comunidad, en la que, por ser la primera vez, se pidió voluntarios. Pero, a partir del 4 de noviembre de 1990, en que se celebraron las primeras elecciones, todos los miembros seglares fueron elegidos mediante votación de la comunidad. El Consejo Pastoral ha sido el cauce de la participación de los seglares en la marcha de la Misión.

Con el paso del tiempo, la Misión,- que en 1975 comprendía la zona sur de la archidiócesis de Bamberg-, pasó a encargarse de la atención pastoral de los españoles de toda archidiócesis, y, a partir del 1 de septiembre de 1991, asumió también la atención pastoral de los católicos de lengua española residentes en el territorio de la diócesis de Regensburg.

El domingo 2 de febrero de 1992 tuvo lugar la bendición e inauguración oficial de los trabajos realizados en las dependencias de la Misión, que se habían iniciado el 14 de marzo de 1990. Este lapso de casi dos años supuso muchas incomodidades, pero mereció la pena, ya que pasó a ser, en la apreciación de todos los que la conocieron, la Misión mejor equipada de Alemania. El costo de algo más de un millón de marcos fue asumido íntegramente por el arzobispado de Bamberg.


Misión Católica de Lengua Española

Si bien las Misiones Católicas Españolas nacieron para acompañar al emigrante español en Alemania, cuando en 1960 comenzó la llegada masiva de trabajadores españolas a la industria alemana, con el paso del tiempo se fueron acercando a nosotros cristianos de los diversos países hispanoamericanos, que tienen en común con nosotros un pasado histórico, la fe católica y el mismo idioma. Nuestra comunidad era un claro ejemplo: Alicia Castillo, de Argentina, fue catequista y presidenta del Consejo Pastoral; su marido Jorge Frumento y el matrimonio, también argentino, Liliana y Hugo Mayer, así como la colombiana Elisabeth Winterstein, fueron igualmente catequistas; y Alberto Lopera, colombiano, fue secretario del Consejo Pastoral durante muchas legislaturas.

De ahí que, en la Asamblea Nacional de las Misiones, celebrada en Valendar en noviembre de 1991, el Delegado nacional, José-Antonio Arzoz, propusiera que las Misiones pasaran a llamarse en adelante Misiones Católicas de Lengua Española, donde los cristianos de otras nacionalidades, que rezan a Dios en la lengua de Cervantes, se sientan en casa. Propuesta que hizo suya la Asamblea.

Marcha de las Hermanas y llegada de la familia Company-Orta

Después de haber desarrollado una extraordinaria labor durante casi 30 años, las hermanas de la Congregación del Santo Ángel tuvieron que abandonar la Misión debido a la falta de vocaciones. Fue una gran perdida, dado el trabajo realizado en la escuela, en la catequesis, en las celebraciones litúrgicas, en el trabajo con las familias, en la visita a enfermos, en el acompañamiento y en la acogida a las personas. Fueron 22 las hermanas que realizaron su labor entre nosotros a lo largo de esos años. La que más tiempo estuvo en la Misión fue Socorro González Rodríguez (del 15.09.1975 al 31.12.1987) y las últimas, Begoña Morán Fernández y Carmela Goñi Huarte en el verano de 1997.

Como solución para la Misión después de la marcha de las hermanas, a propuesta de Alberto, el arzobispado contrató a Loli Orta Llórenos, como secretaria y asistentes pastoral a tiempo completo y a su marido, Ángel Company Pérez, a tiempo parcial como Hausmeister.

Dentro de la gran pérdida que supuso para la Misión la marcha de las hermanas, se puede decir que siguieron prácticamente las mismas actividades que había e incluso se realizaron algunas nuevas. Llegó a haber doce catequistas seglares, la mayoría de ellos jóvenes, y la Misión siguió siendo una casa abierta todo el día, donde se acogía a todo el que llegaba.


Traslado al centro de la ciudad

Al jubilarse Alberto en abril de 2007, le sucedió el sacerdote venezolano Álvaro Valderrama Erazo, que trasladó la misión a un tercer piso, sin ascensor, de la casa parroquial de Santa Isabel, en el centro de la ciudad, sin ninguna posibilidad de aparcamiento, pagando un alquiler altísimo.

Tras la marcha de Álvaro en Enero de 2010, la Misión está dirigida por la secretaria y asistente pastoral Loli Orta, celebrando la eucaristía dominical y demás sacramentos el sacerdote español Joan Vinyeta, párroco de Röttenbach, cerca de Erlangen. En el mes de noviembre de 2010 la sede de la Misión, en Nürnberg, se trasladó a las instalaciones de la Iglesia de St. Wolfgang, en la Friesenstr. 17, teniendo lugar las Eucaristías en dicha iglesia.

Um unsere Webseite für Sie optimal zu gestalten und fortlaufend verbessern zu können, verwenden wir Cookies. Durch die weitere Nutzung der Webseite stimmen Sie der Verwendung von Cookies zu. Weitere Informationen zu Cookies erhalten Sie in unserer Datenschutzerklärung.Ok, verstanden.